¿Sabemos como establecer correctamente nuestros objetivos de marketing?

Antes de definir cualquier estrategia de marketing, debemos plantearnos claramente que queremos conseguir. Primero debemos saber a donde queremos ir, para después escoger el camino correcto. La herramienta necesaria para clarificar, a donde nos queremos dirigir, son los objetivos y para su correcto establecimiento y fijación, será necesario cumplir con las siguientes condiciones:

Debemos formularlos por escrito, evitaremos problemas e interpretaciones erróneas.

Estudiar y conocer perfectamente el mercado, la situación de nuestra empresa y su competitividad. De esta forma podremos definir de forma correcta los objetivos a cumplir.

Tenemos que ser realistas y no establecer objetivos inalcanzables, ya que si fijamos objetivos que no se van a cumplir, obtendremos el efecto inverso y desmotivarán al equipo implicado en su consecución. Esto no quiere decir, que no deba existir una dificultad en alcanzarlos, si no que su establecimiento y fijación, deberán plantearse siempre como un reto.

Los objetivos tienen que ser concretos. Muchas de las empresas de hoy en día, definen sus objetivos, con un: “aumentar la facturación un 10%”. Esta definición de objetivos, es incompleta, ya que tendremos que concretar, por cada unidad de negocio, producto o servicio, incluso si es necesario por zonas geográficas.

Deberá haber coherencia, entre los objetivos a corto, medio y largo plazo. Lógicamente los objetivos a corto plazo son el camino, para llegar a la situación deseada a largo plazo.

Es necesario obtener un compromiso y una aceptación, por parte de todo el equipo implicado. El grado de compromiso con los objetivos, es una de las principales claves para que se alcancen.

Los objetivos tendrán que disponer de elementos de control. Además de evaluar y controlar, nos permitirá corregir posibles desviaciones que pudieran entorpecer el correcto cumplimiento de objetivos.

Por último comentar que además de establecer los objetivos de forma cuantitativa, existen una serie de objetivos, que los debemos de formular de forma cualitativa. Como por ejemplo, aquellos objetivos, que no se puedan cuantificar o son más genéricos o menos tangibles, como puedan ser, objetivos de notoriedad o de imagen de producto o marca. Además, también debemos establecer de forma cualitativa, aquellos objetivos, que medir su cuantificación, supongan un coste elevado para la empresa.

Si quieres seguir mis próximos posts, relacionados con el plan de marketing, no dudes en suscribirte.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Recibe en tu correo los mejores artículos de marketing, estrategia y ventas. Mantente informado de las últimas tendencias.


Comentarios
  • Giovanni Higuera
    Responder

    Adicional mente vale la pena tener en cuenta:
    En General, los objetivos de Marketing deben estar alineados al direccionamiento estrategico de la compañía o sea a la planeación estratégica general. de nos ser así, suele suceder y con mas frecuencia de los que imaginamos, que los objetivos de marketing apunten para u lado y los objetivos corporativos para otro.
    Sobre el punto compromiso y aceptación, se debe asegurar en primera instancia el compromiso y la aceptación de la alta dirección, de ello dependerá entre otras cosas los recursos para las estrategias.

  • Susana
    Responder

    Muy buen articulo

Dejar comentario